(Prensa MQ) Los bares y restaurantes de Quilmes deberán nuevamente limitarse a atender al público con mesas en las calles y veredas, ya que por el aumento de casos de COVID-19 la municipalidad tomó la decisión de prohibir la concurrencia en lugares cerrados. De esta manera, bares y restaurantes podrán colocar sus mesas y sillas en determinadas calles que serán peatonales desde las 19 a las 00 hs.

Por otro lado, no se permitirá la apertura de locales bailables, la utilización de patios internos de locales gastronómicos, y se restringirá el uso de los salones de fiesta.

Estas medidas, necesarias desde el punto de vista sanitario, vuelven a golpear a las pymes del sector a nivel local, aunque en ésta oportunidad los empresarios no se tendrán que dejar de trabajar, lo que significa un aliciente para sus economías, algo que los intendentes de la región tienen muy en claro.

Desde el municipio, se informó oficialmente que «ante el aumento de contagios, llamamos a la responsabilidad individual y colectiva, al tiempo que con el objetivo de hacer cumplir todos los protocolos y cuidados existentes, duplicaremos los controles en los bares y restaurantes.

Quienes no cumplan con el “no aforo” y las medidas de distanciamiento podrán ser apercibidos con fuertes multas hasta cierres temporales, se aclaró.