(TELAM)Las restricciones que impone la pandemia de coronavirus fomentaron en los últimos meses el uso de códigos QR y aplicaciones para gestionar pedidos, así como las satisfacer las necesidades de abastecimiento de los locales gastronómicos.

Las restricciones que impone la pandemia de coronavirus fomentaron en los últimos meses el uso de códigos QR y aplicaciones para gestionar pedidos, así como las satisfacer las necesidades de abastecimiento de los locales gastronómicos.

De a poco, los clientes se acostumbraron a escanear un código QR en la mesa para hacer sus pedidos; y la creciente demanda del servicio obliga a mejorar la experiencia del usuario y aprovechar el potencial de gestionar todo en una misma plataforma.

Para volver a trabajar en pandemia, el sector de la gastronomía necesitó herramientas como una plataforma móvil que incorpora un menú digital para hacer el pedido, un gateaway para pagar y un sistema de gestión de la espera, para retirar a tiempo.

Para dar más soluciones a sus clientes, cuando se retoman las medidas más restrictivas que afectan al sector, Parra Payments -creada por los jóvenes emprendedores argentinos Augusto Hassel y Johnatan Rivas- ofrece funcionalidades útiles tanto para takeaway (para llevar) como para el consumo en el local o un mapa para conocer la disponibilidad de lugar en bares y restaurantes.

Para los fundadores, el valor que agrega la plataforma pasa tanto por «asegurar la gestión contactless como por la eficiencia de administrar menús, pedidos y pagos en una sola plataforma».

Otra app argentina que busca cambiar «el día a día» de los restaurantes es Centralo, empresa creada por los emprendedores Joaquín Aguirre y Tomás Manrique que brinda soluciones para el abastecimiento de restaurantes, autoservicios y kioscos.

La App permite a los comerciantes del canal tradicional (los comercios de barrio) y restaurantes abastecerse en forma virtual (no presencial, como es tradicional) con mayoristas y distribuidores de su zona.

«No fue fácil en un principio, pero estábamos convencidos que este era el modelo de compra para restaurantes y comercios minoristas; en ese momento sonaba a futuro y hoy ya es más que presente», explica Manrique.

En 2020, por las restricciones que planteó la pandemia de coronavirus, la empresa -presente en cinco ciudades argentinas y con planes de expansión a todo el país y Latinoamérica- triplicó la cantidad de comercios clientes y quintuplicó los mayoristas y distribuidores que venden a través de la App.

«Le estamos cambiando la vida a los restaurantes y comercios, que son el corazón del consumo de sociedades como la nuestra; queremos que cuenten con el poder de la tecnología para manejar sus negocios igual o mejor que las grandes cadenas», afirma Aguirre.ETIQUETAS