(Télam) El presidente Alberto Fernández anunció esta tarde que el Área Metropolitana de Buenos Aires (Capital Federal y conurbano) volverá a una fase estricta del aislamiento social preventivo y obligatorio, entre el 1 y el 17 de julio, para enfrentar la pandemia de coronavirus. “A partir del miércoles solo deben salir de sus casas para buscar provisiones”, graficó sobre el alcance de las nuevas medidas. Así, los comercios no esenciales deberán bajar las persianas por 2 semanas, con el fin de evitar la circulación innecesaria de gente.

Las salidas recreativas de los niños se mantendrán los fines de semana (en provincia para acompañar a un mayor a los comercios de proximidad) pero no así la posibilidad de hacer actividad física al aire libre, en tanto que el transporte público quedará reservado sólo para las personas que cumplan actividades esenciales y se deberán renovar todos los permisos de circulación. El Gobierno nacional continuará asistiendo al trabajo y la producción en las zonas afectadas del AMBA, así como continuará con el pago del IFE a quienes lo necesiten en esa área, en Chaco y en algunas zonas de Río Negro, según anunció el mandatario.

Los argentinos deben enojarse con la pandemia, no con el remedio“, dijo el Presidente en un mensaje grabado desde la residencia de Olivos, en el que sostuvo, además, que “no se debe permitir el aumento de casos” de coronavirus.  El jefe de Estado resaltó que todas las medidas se toman “en consenso y coordinación” con la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

Los tres mandatarios habían mantenido en la tarde de ayer una reunión en Olivos que comenzó alrededor de las 18 y terminó a las 21, encuentro que retomaron minutos antes de este mediodía para definir detalles de las medidas anunciadas. “Alberto Fernández nunca se enamoró de la cuarentena: es un remedio para la pandemia y es el único que conocemos; de lo que estamos enamorados es de la vida y por eso la cuidamos tanto y por eso nos pesa tanto ese número trágico de personas que dejaron de estar entre nosotros“, dijo el Presidente, en referencia a los más de mil fallecidos por Covid-19 en el país.

Fernández precisó que “el 97 por ciento de los casos que se detectan ocurren en el AMBA” y agregó que “en los últimos 20 días, los casos aumentaron 147% y los fallecidos, 95%”, al tiempo que dejó claro que “los casos no aumentaron por los tests, sino por la circulación del virus”, que tomó mayor velocidad en los últimos días, tal como se preveía.