(TELAM) El secretario de Comercio, Matías Tombolini sostuvo que no existe intención de eliminar el  Fondo Estabilizador del Trigo Argentino (FETA). Aseguró además que la herramienta que entró en vigencia en marzo, con el objetivo de desacoplar el precio interno del externo tras el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania, tuvo «resultados parciales».

Tambien expresó que se planea cambiar el mecanismo, compensando la demanda y orientando el subsidio sólo a la harina para producir pan.

El mecanismo -conocido como ‘fideicomiso del trigo’- entró en vigencia en marzo con el objetivo de desacoplar el precio interno del trigo del precio externo. Esto con fondos generados a través de 2 puntos de las retenciones que se cobran por las exportaciones de harina y aceite de soja. Distribuidos entre los molinos que participan.

«De esta manera se subsidia la bolsa de 25 kilos de harina que compran industrias, distribuidores, panaderías y afines», puntualizó Tombolini.

En una entrevista radial realizada ayer, Tombolini dio más detalles hacia dónde pretende el Gobierno llevar el fideicomiso, diseñado y creado por el ex secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti.

«Tenemos líneas de trabajo que estamos llevando adelante en la Secretaría vinculado a algo tan importante en la mesa de los argentinos como el pan», sostuvo en declaraciones a Radio 10 y subrayó que «la mayor parte de las panaderías no está recibiendo la bolsa subsidiada».

Por eso, se está analizando cómo hacer para que el dinero estatal llegue a la demanda de cada panadero.

«Se subsidia la bolsa de 25 kilos de harina que compran industrias, distribuidores, panaderías y afines».

Matías Tombolin

«Estamos tratando de llevar adelante una línea de trabajo, que cada panadería se inscriba. Son 19.000 en todo el país, buscamos orientar este fideicomiso sólo a las panaderías que venden al público, que escanee la factura y el Estado una vez por mes le reintegra la diferencia entre el precio de la bolsa y lo que determina como precio la Secretaría de Comercio», detalló.

«Estamos tratando de llevar adelante una línea de trabajo, con el objetivo de que cada panadería se inscriba, son 19.000 en todo el país, orientar este fideicomiso sólo a las panaderías que venden al público. Que las panaderías escaneen la factura y el Estado una vez por mes le reintegra la diferencia entre el precio de la bolsa y lo que determina como precio la Secretaría de Comercio», detalló.

Dijo que la bolsa de harina hoy vale $2.400 sin subsidio en el mercado y que a partir del mecanismo se subsidiará la diferencia. Van a solicitar a los panaderos que realicen una lista de todos los molinos que formen parte de los proveedores del fideicomiso con un precio testigo, llevandolos a un precio de mercado razonable.

Tras una serie de reuniones que se llevaron a cabo en los últimos días, el sector panadero tuvo dos miradas diferentes respecto al proyecto oficial.

Así, el presidente del Centro de Panaderos de Avellaneda, Gastón Mora, dijo a Radio 10 que, «si la harina, no pegó un ‘zarpazo’ es porque hay un fondo estabilizador del trigo que la contiene».

«Si liberás eso, la harina va a valer entre 3.000 y 3.500 pesos y, si pasa eso, vas a tener un precio del pan de 450 pesos para arriba», aseguró.

Tombolini se reunió ayer con referentes de la Federación de Panaderos (Faipa) para analizar esta línea de trabajo que apunta a un mecanismo alternativo destinado de manera directa a las panaderías, con el objetivo de mantener estable el precio del pan.

En contraposición, el presidente de la Cámara de Industriales Panaderos de la Ciudad de Buenos Aires, José Álvarez, negó la posibilidad de que el precio del pan escale hasta los $ 450 el kilo y que desde la Secretaría se les pidió «ideas» respecto a cómo reconfigurar el fideicomiso.

«Las federaciones nos pusimos de acuerdo y pedimos que hasta el 31 de diciembre nos den para que pensemos cómo podemos llegar a hacer esto, porque lo tenemos que consultar en todas las provincias. No obstante, el beneficio va a ser el mismo, nada más que en vez de recibir las plata los molinos adheridos, lo van a recibir el industrial panadero».

señaló Álvarez a Télam.

Álvarez dijo que el cambio no se puede hacer de un día para el otro. Por eso nos piden que pensemos ideas. Él (por Matías Tombolini) quiere un cambio, Nosotros tenemos que consultarlo y darle ideas sobre cómo hacer para que eso llegue a los industriales panaderos de verdad y así poner un precio justo para los consumidores.

Acompañanos con una nota, te invitamos a comunicarte con Fundación Pro Buenos Aires por wpp al 1141899250, teléfono al 5258-0226 o por mail a info@probuenosaires.org https://probuenosaires.org/

https://radioempresaria.com.ar/category/secciones/nacionales/