(Radio EmpresariaAlberto Fernández se convirtió en el nuevo presidente de la Argentina al ganar las elecciones en primera vuelta por casi el 48 %, según el escrutinio provisorio con casi el 94% de las mesas escrutadas hacia las 11 de la noche de éste 27 de octubre. Mauricio Macri logró un 40% de los votos, y eso marcó dos ítems: el primero es que convierte a Cambiemos en la principal fuerza opositora y, segundo, es que el presidente electo deberá gestionar con consensos, ya que el Congreso estará en un equilibrio importante.

Reconociendo la derrota, Mauricio Macri invitó desde el escenario del búnker montado en Costa Salguero a un desayuno en la Casa Rosada a Alberto Fernández, convite que publicamente aceptó en su discurso triunfalista. “Lo único que importa es que los argentinos dejen de sufrir” dijo el presidente electo, ante una multitud convocada en Chacarita, dentro y fuera del bunker. Y justamente en la calle, pidió por la libertad de Lula, el expresidente del Brasil y criticó la teoría del derrame puesta en funcionamiento por las políticas neoliberales del presidente saliente. También habló de incluir a toda la Argentina y recordó en cómo pagó la deuda al FMI, haciendo hincapie permanentemente en la memoria de Néstor Kirchner, el expresidente fallecido justamente un 27 de octubre de hace exactamente 9 años.

Antes del discurso del Alberto Fernández, la expresidenta y flamante vicepresidenta electa, Cristina Fernández, le pidió a Macri que “gobierne hasta el 10 de diciembre“, y más tarde desde el escenario montado en la calle destacó que “necesitamos modelos de inclusión”, mientras hacía alusión a los conflictos en Chile y Ecuador, mientras festejó el triunfo de Evo Morales en Bolivia.

KICILLOK NUEVO GOBERNADOR BONAERENSE

En la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof recuperó el territorio para el peronismo con más del 52 % de los votos, por sobre María Eugenia Vidal que, con el 38% de los votos, fue la gran perdedora en el frente Cambiemos, más aún que su jefe político Mauricio Macri.